Vende tu auto
Novedades

Chrysler Airflow Concept, vehículo que busca resurgir la marca

Airflow es sinónimo de vanguardia tecnológica, pese a no ser un éxito comercial. ¿Podrá el fabricante cambiar la historia?

Chrysler Airflow Concept, vehículo que busca resurgir la marca

Chrysler es una marca icónica que no pasa por su mejor momento en los últimos años. Fundada en 1925 por Walter P. Chrysler, en un inicio destacó por la calidad e innovación de sus productos, teniendo en el Airflow 1937 a su máximo referente histórico. Este auto destacó por su diseño aerodinámico, en el que se echó mano del túnel de viento.

Infortunadamente, su propuesta resultó muy avanzada para la época y no tuvo el respaldo del público; sin embargo, su tecnología marcó la pauta no solo dentro de la compañía, sino en toda la industria automotriz en general. A veces, los grandes inventos no siempre son comprendidos.

El ícono regresa

En el CES 2022, Chrysler develó el Airflow Concept, que toma como referente lo que mostró la marca en este mismo escenario hace dos años con su Airflow Vision Concept. Al igual que el pionero de hace 85 años, se trata de una propuesta vanguardista que pretende ser la punta de lanza tecnológica que definirá la futura transformación de la marca, la cual, por supuesto incluye el lanzamiento de su primer vehículo eléctrico de batería (BEV, por sus siglas en inglés) para 2025 y una futura línea de vehículos Chrysler totalmente eléctricos.

“El Chrysler Airflow Concept representa el comienzo del viaje de la marca hacia un futuro completamente electrificado. Es el resultado de una cuidadosa síntesis del arsenal completo de tecnología de vehículos conectados de Stellantis, por dentro y por fuera”, dijo Ralph Gilles, Director de Diseño de Stellantis. Estas son sus principales características.

Chrysler Airflow Concept: diseño exterior e interior

“El diseño presenta un exterior aerodinámico decididamente elegante y un interior moderno y sofisticado, que lleva al cliente a un nuevo nivel de deleite digital”; así es la forma en la que Chrysler define la imagen del Airflow Concept, que, por cierto, sienta las bases del lenguaje de diseño que adoptarán todos los vehículos de la compañía.

Tal y como lo dicta la tendencia del mercado, el Airflow es un crossover, pero al igual que el modelo original presume un elaborado trabajo aerodinámico, factor preponderante al tratarse de un eléctrico. Destaca la carrocería en blanco Arctic White, los grupos ópticos delanteros y traseros LED, cuyo diseño es delgado y hace juego con el logo de Chrysler. Los aros de 22 pulgadas también aportan en materia de estilo.

Si bien Chrysler no señaló cuáles son sus medidas exactas, solo basta con echar un vistazo para darse cuenta que cuenta con una distancia entre ejes que además de brindar un gran espacio interior, también permite albergar un enorme paquete de baterías.

En ese sentido, los tripulantes disfrutarán de un ambiente completamente tecnológico, muy futurista, con grandes espacios acristalados y colores claros. Es como una nave de ciencia ficción. Vale destacar que el interior cuenta con telas derivadas de materiales reciclados; por su parte, los asientos forrados en cuero son lo más clásico del habitáculo.

Chrysler Airflow Concept: tecnología

La experiencia del usuario de Airflow Concept emplea gráficos con múltiples capas de alto contraste y detalles bien pensados para brindar una apariencia limpia y sofisticada, que resulta segura, comprensible y fácil de usar.

Con un formato basado en menús, las pantallas del Airflow se pueden personalizar, simplificar y agrupar según los gustos de los ocupantes; además, la información de los monitores se puede compartir con todos los pasajeros con solo deslizar un dedo. Cada pantalla es un espacio personalizado para acceder al mundo digital a través de entretenimiento conectado, aplicaciones y descargas.

Cada asiento también cuenta con una cámara incorporada, lo que permite a los ocupantes participar en una videoconferencia grupal desde la comodidad de la cabina del Airflow. Por su parte, las actualizaciones inalámbricas (OTA, por sus siglas en inglés) mantienen al día los servicios del Airflow Concept y permiten a los pasajeros agregar características nuevas e innovadoras de manera rápida y sencilla.

La columna vertebral de la experiencia del usuario del Airflow Concept es la nueva arquitectura eléctrica/electrónica (E/E) y de software, STLA Brain. Esta programación es muy flexible y rompe el vínculo actual entre las generaciones de hardware y software. De hecho, permite a los desarrolladores crear y actualizar funciones y servicios rápidamente, aprovechando las capacidades integradas en la cabina sin esperar el lanzamiento de un nuevo hardware.

Adicionalmente, el STLA SmartCockpit, que integra el Airflow Concept y se construye sobre la arquitectura STLA Brain, se integra a la perfección con la vida digital de los ocupantes del vehículo para ofrecer aplicaciones basadas en inteligencia artificial, lo que le permite brindar servicios de navegación, asistencia por voz, comercio electrónico y hasta pagos digitales.

Chrysler Airflow Concept: motor y conducción autónoma

El Airflow se impulsa gracias a un esquema compuesto por dos motores eléctricos de 150 kW (201 hp). Por cierto, un propulsor se instala en el eje delantero y otro, atrás, es así que se trata de un vehículo de tracción integral. En cuanto a autonomía, la marca estima un rango de entre 564 a 644 kilómetros.

Por último, el Chrysler Airflow Concept equipa la tecnología STLA AutoDrive, que ofrece capacidades de conducción autónoma de nivel 3 y se podrá actualizar mediante actualizaciones OTA.

El Chrysler Airflow todavía es un concepto, pero ¿crees que este modelo signifique el renacer de una marca tan icónica?

Esaú Ponce recomienda

Cuéntanos que opinas